El perfecto matrimonio oculto: adopta un hijo y obtén un esposo gratis — Capítulo 39

¡No es para nada grueso!

—¡Que te jodan! ¿¡Pero quién te crees que soy!? —De repente, sin previo aviso, Ning Xi le lanzó un golpe violento, y si Tingxiao no fuera lo suficientemente rápido como para esquivarlo, acabaría con la mandíbula rota.

—Oye, oye. Las chicas no han de decir cosas tan vulgares. —El hombre frunció el ceño, aunque, a pesar de su descontento, no pudo evitar pensar que aún cuando estaba cabreada, seguía siendo muy mona.

La muchacha estaba muy borracha, pero aún le quedaba algo de consciencia. Sintió que la persona que la estaba abrazando, no le haría daño y que, por lo contrario, la trataría muy bien. Poco a poco, fue bajando la guardia. Siguió sentada en su regazo, pero ya no trataba de luchar para que la soltara, sino que, estaba completamente tranquila.

—No creo que sea capaz de hacerlo. De no poder—dijo en voz baja—. De no ser capaz, con esta apariencia podría encontrar un muslo que abrazar¹. ¡El muslo más grande y grueso que exista! No pienses que puedes detenerme. ¡Iré ahora a buscarlo! Iré. Ahora. —Cuando Tingxiao la escuchó deliberar, no pudo evitar alzar las cejas. Cogió las manos de la muchacha, y las colocó alrededor de su propio muslo.

—Aquí tienes los muslos más gruesos de la capital. ¿Aún así tienes que ir a buscar a alguien más? —Ning Xi, no pudo evitar apretar su muslo.

—¡No! ¡No es para nada grueso! —Lu se quedó sin palabras ante tal afirmación. Le dio la espalda solo porque, según ella, no tenía el poder suficiente como para protegerla. No había forma en que un hombre aceptara que su amada le diga tales palabras. Aunque, lo que más le preocupaba no era eso. La muchacha tocó una zona que no debía haber tocado. Es más, dio un par de palmaditas allí.

—¿Eh?, ¿qué es eso? Es muy molesto. Me pinchó. —Su tono estaba lleno de desdén. 

La expresión de Tingxiao volvió a oscurecer. Si la muchacha seguía igual, podría acabar bastante mal para ambos. El hombre que había venido antes ya desapareció hace mucho, así que no dudó en abrir la puerta y llevarse a Ning Xi al parking. Allí, Jingli, les abrió la puerta con un aire de suficiencia. 

—¿Por qué estás aquí?— Tingxiao frunció el ceño.

—Fui a tu casa, pero no estabas allí, así que me tocó buscarte. Oye, por cierto, ¿sabes acaso lo que es el código de hermanos? ¿Cuándo compraste esta preciosidad? ¡Es mejor incluso que el que me habías dado! Siento que ya no sé nada de ti. —Según su tono, parecía estar ofendido porque su querido hermano no le contara nada.

Tingxiao, sin embargo, no hizo más que ignorar a su pesado hermano, y puso a Ning en el asiento trasero y se sentó a su lado. Jingli, que estaba en el asiento delantero, se giró para observar bien a Tingxiao y a Xi, con su ropa desaliñada, y no pudo evitar hacer preguntas.

—¿Dónde la recogiste?, ¿por qué tardaste tanto? ¡Tesorito casi se convierte en una estatua de tanto esperar!

El pequeño, en cuanto vio a Ning Xi, se pegó a la ventana. 

Pequeño Tesoro se había apretado contra la ventana de cristal tan pronto como había visto a Ning Xi. En un principio, Tingxiao temía que, estando borracha, reaccionara mal al niño a su lado, pero no hizo más que mirarlo y abrazarlo como si fuera la almohada más cómoda del universo. 

Lu no era el tipo de hombre que alimentaba los chismes, así que prefirió no contestarle a Jingli. En vez de eso se quitó la corbata y la chaqueta antes de comenzar a hablar. 

—¿Cómo ha ido todo? —La pregunta animó muchísimo a Jingli, pues su red de chismes le permitía estar siempre al tanto de todo lo que ocurría en la industria.

—Según mis fuentes, todo fue perfecto. Como usaste a Arthur, cautivó todas las miradas, así que ya se habla de ella. Es más, los medios no hacen más que decir cosas positivas de ella.

—¿A quién vio esta noche?—siguió interrogando.

—¿A parte del elenco y el equipo de producción?—Jingli se dio un tiempo para hacer memoria—. Sé que estaba Ning Yaohua, y también… —Vio la expresión amenazante de su hermano y tragó saliva antes de poder continuar—. Y también estaba Su Yan. Es bastante probable que se emborrachara de así porque vio a su ex que ahora está con su archienemiga. No creo que le sentara muy bien verlo con Ning Xueluo. —A pesar de que hiciera un gran esfuerzo para comunicarlo con delicadeza, el rostro de su hermano era de lo más amenazante. Era un hombre realmente aterrador.

*Créditos*

  Capítulo anteriorCapítulo siguiente  

Lista de capítulos

Bookmark

No account yet? Register

No robes contenido!!!